Blog

El Exitoso Malbec

Sin lugar a dudas el Malbec se presenta en estos últimos 5 años como la variedad estrella en el mercado latinoamericano y especialmente en los Estados Unidos, siendo éste el país consumidor más importante para la Argentina, el cual aglutina el 49% de las exportaciones de vinos de ese país.

Esta variedad de uva, tiene su origen en la zona de Cahors, Francia ubicada al sudeste, a 237 kilometros de distancia, al este de Burdeos y a 115 kilometros al norte de Toulouse. En esta zona se conoce con el nombre de Cot, y sus vinos presentan características vegetales con notas de cuero, mentol, un color rojo tenue, taninos más rústicos y acidez media alta. En términos generales es una variedad que le cuesta mucho madurar, necesita del sol y requiere más tiempo de exposición a la luz; factores que no siempre se consiguen en el terroir francés. Sin embargo, si en Argentina, especialmente en la zona central del Gran Mendoza, esta zona lo logra, y con gran éxito, dado su alto nivel de luminosidad en la época de maduración de la uva. Por este motivo, Mendoza concentra el 90% de la producción de Malbec en el país.

En el año 2009 nace la Denominación de Origen Contralada Luján de Cuyo, la cual comprende un pequeño sector a orillas del río Mendoza abarcando los distritos de Mayor Drumond, Vistalba, Las Compuertas, por el norte, y al sur del río los distritos de Agrelo, Pedriel, Carrizal y Ugarteche. Esta denominación de origen, tiene como finalidad establecer requisitos que van en beneficio de la calidad del producto destacando por ejemplo:

  • Una densidad por hectárea de 5,500 plantas
  • Rendimiento de 70 hectolitros por hectárea
  • Crianza en barrica de 12 meses
  • Guarda en botellas de 12 meses

Estas condiciones son difíciles de cumplir en tiempos de baja liquidez para la Argentina y solo 5 bodegas tienen un producto con esta apelación D.O.C. destacando entre ellas las bodegas Luigi Bosca y Lagarde.

En un mercado internacional saturado de Cabernet Sauvignon en los años 90, irrumpe la variedad Malbec, que se presenta con un intenso y profundo color púrpora con ribetes violáceos, aromas florales de violetas y lavanda, fruta fresca como la frambuesa y cereza, notas vegetales de remolacha, todo esto unido al trabajo enológico realizdo en la bodega que aporta mayor extracción, notas de mermelada de frutas negras como la mora y gracias al sol un tanino suave, redondo y dulce junto a una acidez media que se equilibra con un buen nivel de alcohol, alrededor de los 15 grados. Estas características aromáticas junto a su dulzo y suavidad han hecho de la variedad Malbec el vino de moda y la variedad más plantada en Argentina, desplazando a la tradicional Bonarda y al Cabernet.

Si bien los vinos Malbec han logrado grandes reconocimientos, altos puntajes y muchas medallas, el abuso de una fruta sobremadura y exceso de barrica con sus notas de chocolate y café ha cansado a los consumidores más puristas. Ahora nuevas generaciones de enólogos argentinos que se aventuraron en plantar pequeños viñedos en zonas más altas como Gualtayari en el vallede Uco, al sur de Mendoza, Patagonia y Salta, están logrando mayor frescor en la fruta y una acidez más alta, que junto con apelar a la buena madurez en las bayas, evitan utilizar en exceso la barrica y así producir vinos más livianos, sin maquillaje, más frescos, que efectivamente representan la mineralidad del lugar y que puedan ser gastronómicos, acompañando carnes, guisos, empanadas y estofados.

El gran desafío para Argentina es reinventarse con el Malbec, y buscar nuevos estilos en nuevas zonas apelando a los requerimientos de un consumidor más informado, exigente y con ganas de probar cosas nuevas; vinos simples pero directos y con un marcado carácter de identidad del lugar de donde proviene. Esta mineralidad la podrá encontrar en las nuevas marcas argentinas y vinos que traemos para el mercado panameño. ¡No se los pierda!